joven duelo
06.03.2013. Marta Sariñena
Duelo infantil y adolescente , General

La comprensión del significado del concepto de muerte se va construyendo con la edad, de forma que según la etapa del desarrollo nos encontraremos con respuestas diferentes de los niños.

El duelo en los niños presenta unas características peculiares por el momento evolutivo en el que se encuentra el niño, ya que sus recursos personales están en desarrollo y dependen de los adultos para afrontar y resolver situaciones problemáticas. Como vimos en el artículo anterior “¿Cómo ayudar a un niño en duelo?” existen algunos gestos y actitudes por parte de los adultos que rodean al niño que le ayudarán a comprender y sentirse mejor ante la experiencia de la pérdida de un ser querido. Los repasamos y vemos algunas diferencias según la edad.

Como ya mencioné, el duelo en los niños va a depender del momento en el que se encuentre de su desarrollo. La comprensión del significado del concepto de muerte se va construyendo con la edad, de forma que según la etapa del desarrollo nos encontraremos con respuestas diferentes de los niños.

Entre los 3 y los 5 años los niños no entienden el concepto de irreversibilidad de la muerte.

Entre los 6 y los 8 años los niños dicen y actúan tal cual sienten y son francos, nos hacen preguntas directas.

Entre los 9 y los 11 años, las reacciones son intensas y es importante para ellos la implicación y participación en la situación de pérdida familiar y en los rituales que se realicen.

De los 12 a los 14 años se pueden dar momentos de aflicción intensa y privada y están muy influenciados por su grupo de iguales y la cultura.

De los 15 a los 17 años el tiempo de aflicción es similar al de los adultos.

 

Fuente: Grace Christ (2000): Healing Childrens’s Grief

(Sanando la aflicción de los niños)

Es por estas diferencias, que podemos encontrarnos que hasta los 6 o 7 años los niños pueden creer que la persona fallecida va a volver, se va a curar o a despertar de repente, o que puede oírles o verles. He resaltado sólo alguna característica de cada momento evolutivo, más adelante tendremos ocasión de ir profundizando y conociendo cada grupo de edad y cómo son sus respuestas ante la pérdida de un ser querido.

Es importante que transmitamos a los niños de la forma más clara posible tres aspectos fundamentales a cerca de la muerte:

  1. Que la muerte es irreversible y permanente.
  2. Que la muerte se identifica con la desaparición de las funciones vitales.
  3. Que la muerte es universal y que todos antes o después debemos morir.

Lo principal es que los niños se encuentren en un ambiente lleno de cariño, seguridad y protección. Aquí os pongo algunas de las principales necesidades que van a tener los niños en duelo y que no debemos olvidar.

  • Que algún adulto esté disponible. Que no se sientan solos en medio de todo el caos y revuelo familiar.
  • Que sean escuchados y atendidos en sus demandas.
  • Que alguien tome la iniciativa con ellos (que juegue con ellos, se haga algo con ellos…)
  • Ayudarles a comprender lo que está pasando. Decir la verdad de acuerdo a su edad. Información adecuada.
  • Afecto y seguridad
  • Ajustarnos a su curiosidad y no contestar preguntas antes de que las hagan
  • Participación. Ofrecerles la posibilidad de participar en todos los rituales funerarios.

¿Qué os parece, se ajusta a lo que habéis experimentado personalmente o a través de vuestros pequeños?

Podéis dar vuestra opinión dejando un comentario y/o compartir con otras personas a las que también puede interesar.

4 comentarios a “Un duelo para cada edad: comprensión, respuestas y necesidades”

  1. 06.02.2014. maria jose dijo:

    Llevo 4 años luchando contra la enfermedad, mi hija tiene 5 hoy me han dado la fatidica noticia , no pueden hacer mas por mi , me quedan unos cuantos meses, mi nina huérfana, imposible explicar lo que siento, tengo miedo en como puede afectar esto a mi hija el resto de su vida…
    EN este tiempo solo una vez he recurrido al sicologo y ahora lo voy a hacer por ella quiero prepararla para la vida sin mi , despedirme de ella …

  2. 10.02.2014. Redacción dijo:

    Estimada María José,
    Gracias por tu generosidad, por acercarte a nosotros y compartir tu historia en estos momentos en los que no alcanzo a imaginarme todo el dolor que estás sintiendo. ¡Qué fuerza me transmiten tus palabras!
    Espero que tengas todo el cariño y apoyo necesario a tu alrededor, estoy segura de que con esta actitud y con el incondicional amor de una madre, sabrás preparar a tu hija para afrontarlo.
    Cualquier cosa en que podamos ayudarte no dudes en contactar con nosotros.
    Un fuerte abrazo,
    Marta Sariñena.

  3. 17.03.2014. anonimo dijo:

    Al leer esta informacion, cada vez me doy cuenta el importante papel que juega la familia y los padres al momento en que un familiar muere.

    Es dificil y mas cuando, en mi vida a tan corta edad de 6 años experimente 3 muertes en tan poco tiempo de las personas que significaron mucho en mi vida y lo dificil que es superar el duelo cuando a veces tus padres no se acercan a ti para preguntar por tu dolor.

    Gracias a dios y con el paso del tiempo lo pude superar y entender que por algo ocurren las cosas en un tiempo determinado y que es un proceso natural e inevitable pero tambien aprendi que las personas que amamos no se van , tal vez su cuerpo fisico si, pero su espiritu vive en nuestro corazon por medio de los recuerdos que vivimos a su lado cuando estuvieron en vida

  4. 28.03.2014. Redacción dijo:

    Hola Anónimo,
    ¡Qué enriquecedora tu aportación! Y ¡Qué difícil para un niño/a a la edad de 6 años tener que enfrentarse a la muerte de tres personas importantes en su vida!
    Gracias por ponernos tu ejemplo, realmente es fundamental acompañar a los niños en su duelo, ya que a veces sufren por partida doble. Por una parte experimentan su dolor por la pérdida y además el dolor añadido de que se les deja al margen, es cómo que no se les permite estar en duelo al no darles la oportunidad de compartir y reconocerles el dolor por la pérdida. Los profesionales que trabajamos en este ámbito, tenemos mucha labor que realizar. Siempre que puedo, en mis charlas o talleres, insisto en que de esta manera no protegemos a los niños, sino que los dejamos solos ante el dolor y no les ayudamos a que aprendan recursos personales para enfrentarse a situaciones tan difíciles y dolorosas como la pérdida de un ser querido.
    Me alegra mucho ver que en tu caso, tal y como nos cuentas lo pudiste superar y has podido darle un sentido a esas pérdidas.
    Te agradezco mucho que hayas compartido con nosotros tu experiencia.
    Un fuerte abrazo.
    Marta Sariñena.

Deja un comentario

* indica requerido
artmemori.com
Suscríbete por correo electrónico